Una huerta-escuela en Mendiolaza

Huerta en Flor vuelve con actividades presenciales

Una huerta-escuela en Mendiolaza.

Hace 10 años un grupo pequeño de personas se juntaban para promover las huertas hogareñas. Hoy ya son 80 vecinos de Mendiolaza y cuentan con un espacio en El Talar, en Las Abelias 385 esquina La Alameda, en el que distintos grupos pueden hacer huerta. Además, brindan talleres, cursos y charlas a la comunidad. Este mes, retoman la presencialidad con 4 actividades para los vecinos. 

Vuelven los talleres

Las actividades presenciales para todo el público comienzan hoy a las 17:00 con la visita de la ingeniera agrónoma, Fátima Varela. La idea es hacer un recorrido por la huerta para identificar los distintos bichos que las habitan y cómo controlarlos de una manera agroecológica. Esta actividad es gratuita, no necesita inscripción y se cancela por lluvia.  

El lunes 8 a las 18:00 se realizará la apertura de una de las secciones de la huerta que se llamará Biotiquin. Esta actividad también es gratuita, y allí se cultivarán las plantas necesarias para hacer los preparados requeridos por el método de huerta biodinámico. Contará con la presencia de Javier Rizzuto quien explicará este método. 

Los viernes 12 y 19 se realizará un taller teórico y práctico sobre hongos comestibles. Será a las 16:00 y es dictado por Diego Fabian. 

Por último el sábado 20 a las 10:00 se dictará un taller de Preparado Biodinámico 501 que es muy utilizado en las huertas biodinámicas. Está a cargo de Lorena Gabadini. Las últimas dos actividades tienen un costo, y los interesados se pueden comunicar al 3512296143. 

El poder de las huertas

Todo comenzó con un grupo de 5, 6 vecinos que se juntaban los primeros lunes de cada mes para charlar y debatir sobre distintas cuestiones relacionadas a las huertas hogareñas. De a poco se fueron sumando más personas e iban turnando las huertas de los integrantes para realizar las actividades. Los primeros 5 años se capacitaban con Daniel Mantese, quien es ingeniero agrónomo; luego empezaron a sumar distintos especialistas para realizar las charlas. 

Llegaron a ser 40 personas, hasta que con la llegada de la pandemia y la consecuente virtualidad de la cotidianidad aumentó el número a 82. A pesar de que hace 10 años se reúnen en distintas huertas de Mendiolaza, fue recién hace 2 años cuando se inauguró un espacio propio en El Talar. “Son 3 lotes: en un lote hay una casa donde hacemos charlas y cursos y tenemos una tiendita y ofrecemos todo lo que tiene que ver con huerta- detalló Virgina, una de las integrantes- Es algo chiquito para que el proyecto sea sustentable”. 

Respecto a la huerta, Virginia describió que tiene una forma de flor. Se encuentra dividida en 4 cuadrantes, y en cada uno realiza huerta un grupo distinto. “Algunos siguen el método lasaña, otros el del inta, otros el método biointensivo, y otros el método biodinámico”, especificó Virginia. “Cada grupo hace huerta como le gusta”. Ella comentó que cada cuadrante se presta por dos años.

“Promovemos que haya huertas hogareñas, porque a veces la gente vive sola y ese es su hogar”, expresó Virginia. Además, agregó que en la huerta convergen distintas personas: los que aman la naturaleza, los que quieren cocinar sano, o buscar relacionarse con la gente. “La huerta es para todo el mundo que quiera apostar a un mundo mejor”. 

Un proyecto que se diversifica

Foto: INTA.

Uno de los puntos fuertes de Huerta en Flor, está relacionado con las actividades educativas. Virginia relató que las actividades con el INTA comenzaron ya que ella asistía a las clases que dictaba Fatima Varela en el CPC de Argüello. Así fue como esta institución se fue relacionando con Huerta en Flor.

También hacen paseos para visitar las huertas del Cinturón Verde, de Colonia Caroya, Colonia Tirolesa, Calamuchita y Candonga. “A mi lo que me gusta es conectar gente”, expresó Virginia. 

Además, el año pasado hicieron el ciclo “Flores para las abejas”. Se dieron 19 charlas en 19 días a través de Instagram con distintos especialistas para transmitirle a la comunidad la importancia de cuidar a los polinizadores.

Aunque también cuentan con la tienda donde venden distintos productos para huerta, plantines, libros, y en ocasiones cosechas de la huerta;  desde Huerta en Flor trabajan con restaurantes proveyendo las flores para distintas preparaciones. Uno de ellos es Santa Rosita de Mendiolaza. 

Por último, Virginia resaltó la importancia de contar en el grupo con adultos sabios que trasmiten sus conocimientos. Asimismo resaltó que para ella el futuro es la permacultura, que busca un uso sustentable de la tierra para realizar huertas en comunidad.

(Visited 194 times, 1 visits today)
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *