Las abejas de Mendiolaza

Una colmena de 60.000 abejas fue rescatada de un plátano

Las abejas de Mendiolaza. Foto izquierda: los apicultores. Foto derecha: las abejas en la colmena tecnificada Langstroth.

Protegidas por la Ley 8079, las abejas son uno de los polinizadores más importantes. Ellas se encargan de transportar el polen de una flor a otra, permitiendo así la reproducción de las plantas. El año pasado desde Huerta en Flor se realizó la jornada “Flores para las abejas” y se dieron más de 19 charlas via Instagram con distintos disertantes. La propuesta era que los vecinos conocieran y plantaran  flores melíferas que son las favoritas de los polinizadores. Aunque este año no se realizó el ciclo debido a las restricciones, para el 2022 se espera que sea presencial. Silvia Cerutti, apicultora, delegada por el departamento Colón en el Concejo Provincial Apícola del Ministerio de Agricultura y una de las disertantes del año pasado, participó en el rescate de una colmena de abejas que se encontraban frente al Salón Cacho Seguí. 

Al rescate de las abejas

Cerutti es apicultora desde 1991, y en la actualidad además de producir miel en sus apiarios, dar clases y trabajar con pasantes de Universidades, también rescata abejas de casas y espacios urbanos. “Nosotros sacamos 2 o 3 colonias de abejas por semana”, detalló. 

En el equipo de Silvia son 5 apicultores que se encuentran asociados a su apiario de abejas. Para este rescate fueron 3, ya que la colmena era grande. El aviso llegó por Seguridad Ciudadana ya que en la vereda de la Policía y frente al salón Cacho Seguí se había descubierto una colmena; que se encontraba a un nivel muy bajo, a la altura de la cabeza de las personas por lo que generaba miedo. 

“Evaluamos que estaban en dos de las ramas del árbol. El tronco tenía dos ramas muy grandes, muy anchas y el panal estaba construido en ambas ramas en forma de v”, detalló Silvia. Tenía 1,20 metros de largo y 60 centímetros de ancho, y por el color de la cera tenía entre 4 y 6 años. 

Aunque el panal comenzaba abajo, se extendía hacia arriba por lo que necesitaron de una hidrolavadora para poder trabajar en altura. El trabajo comenzó un día jueves, antes de las últimas elecciones, y finalizó por completo el sábado por la mañana. 

El primer día se realizó lo que se llama trasiego, que comienza despejando una superficie mínima de 60 centímetros de ancho por todo el largo de la colmena,  para poder acceder al interior. Una vez que están a la vista se sacan uno por uno los panales de cera que están a la vista y se los va atando con un elástico o hilo. Luego se los coloca sobre una colmena tecnificada Langstroth.

A partir de ahí y respetando el orden natural de los panales se los coloca en un cajoncito. Para este rescato en total sacaron 20 panales en los que había dos cámaras de crías. Para juntar las abejas utilizan un método español de aspirado. Luego se colocan las abejas aspiradas en los cajoncitos. “Ellas recepcionan mediante los olores y la feromona que ahí está su cría e inmediatamente por una cuestión de supervivencia adhieren a esos marcos con su patitas, y ya no vuelan más”, explicó la apicultora. 

Al día siguiente las abejas que habían quedado desorientadas se agruparon en dos ramas formando la “barba”. Por lo que el sábado por la madrugada, aprovechando el momento nocturno de las abejas en que desciende su actividad, Silvia y su equipo volvieron a realizar el método de aspirado en los 2 sectores.

Las abejas rescatadas ahora se encuentran en uno de los apiarios de Cerutti, “Esmeralda”, en Río Segundo. “Lo importante era que para el día de las elecciones ya no hubiera abejas”, afirmó Silvia. Asimismo Cerutti destacó que durante este operativo nadie salio picado por ninguna abeja.  

Foto: Las abejas en su nueva morada. Gentileza Silvia Cerutti. 

Para este rescate durante la primera jornada estuvieron 5 horas, ya que se trataba de una colmena muy grande. Durante todo el operativo, las calles de esa zona estuvieron cortadas tanto para el tránsito vehicular como de peatones. Mientras tanto, las abejas después de un año se recuperaran de este traslado y vuelven a su vida normal. “Están en un campo con 100 hectáreas a la redonda con el río Xanaes al frente, o sea que tienen agua y mucha floración del monte natural”, detalló Cerutti. 

El hábitat de las abejas

Foto: colmenas de abejas en lugares domésticos. Gentileza: Silvia Cerutti. 

En muchos hogares de Mendiolaza, Silvia ha rescatado enjambres y aunque cada rescate es diferente, la razón de porqué las abejas se encuentran en espacios urbanos es la misma. Explicó que ante el avance agrícola e inmobiliario el monte se reduce, y este es su sitio natural de anidación. Entonces la abeja migra de esos lugares buscando espacios como casillas de gas, roperos, árboles, tachos y tapas de luz. 

Además, las abejas desde las últimas semanas de agosto hasta fines de noviembre y principios de diciembre, tienen un periodo de migración, ya que salen de su temporada de invernación. “Empieza a subir la temperatura y la colmena empieza a tener muchísima actividad”, explicó Silvia. 

De las consultas que recibe esta apicultora, un 85% se concretan en rescates. El otro porcentaje las abejas permanecen en los hogares ya que su rescate es dificultoso, o porque no implica un peligro para las personas. “Lo importante es poder educar a los vecinos de que no son peligrosas, en realidad son super necesarias- expresó Silvia- Solo están de paso y eligieron ese lugar porque no encontraron otro”. 

Cerutti aclaró que la abeja no es un insecto que ataque; quizá en alguna ocasión sin querer chocó con una persona y la aguijoneo, pero no va buscando atacarlas, solo se defiende. “Sí divisas un panal no hagas nada, porque si no la abeja va a atacar”, advirtió Cerutti.

Para conocer mas sobre el rescate de las abejas, podes seguir la pagina Rescate de Abejas en Facebook. Para contactarte con Silvia Cerutti podes hacerlo al 351 5212219.

(Visited 353 times, 1 visits today)
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *