Árboles de Mendiolaza

De Talas al Talar

Arboles en Mendiolaza. Foto: Mendiolaza de mi Corazón, Etchemendy y su sobrino. 

En la segunda jornada de un Taller reconocimiento de plantas nativas y sus usos medicinales que se realiza en Unquillo, se trabajó con El Tala, árbol nativo de la zona. Aunque ahora la Avenida Tissera se ha convertido en una vía de comunicación entre localidades, muchos años atrás la zona era parte del monte nativo, donde no solo había talas, que se podría pensar que le dio origen al nombre del barrio, sino también otras especies nativas. En diálogo con Francisco Etchemendy, histórico vecino de la localidad, relató cómo fue cambiando el paisaje en El Talar, y como fueron desapareciendo los distintos árboles. “Es porque se taló todo, por eso se llama El Talar”, aclaró el vecino. 

De monte a urbanización

Francisco recordó que antes en el barrio no solo había talas, sino que también había espinillos, chañares, moradillos, garabatos, algarrobos y quebrachos blancos. Además, el barrio era un gran campo de 5 km de largo y 400 metros de ancho aproximadamente. “El campo empezaba en el río y terminaba un poco más allá de la ruta E-53”, detalló Etchemendy. 

Fue en la década del 40 que se loteo todo el campo, y para eso se desmontó en su totalidad, relató Etchemendy. “Nosotros cuando llegamos a Mendiolaza en el año 70 el monte ya estaba en recuperación-expresó Francisco- Se había vuelto a rebrotar, era más un fachinal que un monte”. Etchemendy explicó que esto se debió a que los lotes se vendían en Buenos Aires, y cuando las personas venían a verlo se encontraban con que no tenían servicios y era en medio de la nada. 

Sin embargo fue finalmente en la década del 90 con los remates masivos que El Talar comenzaria a convertirse en lo que es actualmente. “Empezó a llegar la gente y sin haber regulación la gente limpiaba el lote, y capaz no se daba cuenta que estaba haciendo un ecocidio, limpiaba su lote para poder vivir”, expresó Etchemendy. 

Francisco explicó que los lotes se desmontaron para que no haya víboras, alacranes y arañas. “La mayoría lo hizo con ese fundamento”, expresó. Y así los árboles que caracterizaban a la zona, junto a más variedades fueron desapareciendo. Hoy el barrio es el mas poblado de la localidad, y esta ocupado casi en su totalidad. Sin embargo en la memoria de históricos vecinos sigue presente la imagen de los arboles que constituían a la zona. 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *