Pole dance en Mendiolaza

Un espacio que busca la fortaleza del cuerpo

Pole dance en Mendiolaza. Fotos: Instagram Intenso Pole Sport. 

El baile en barra o más bien conocido como pole dance, es una disciplina en el que la persona utiliza un caño vertical para realizar su actuación. Aunque cuenta con varias ramas, las más conocidas son pole dance exotico y pole dance sport. Hace unos días en Mendiolaza se inauguró un espacio que se enfoca en enseñar esta práctica y que ya cuenta con más de 80 asistentes en la zona. 

Una disciplina en crecimiento 

Erica, dueña de Intenso Pole Sport se adentro en este baile hace 7 años. Comenzó en una academia en Córdoba Capital, pero al poco tiempo decidió continuar su formación en Mendiolaza. Aunque en ese entonces aún no había un espacio en Sierras Chicas que enseñara esta disciplina, Erica logró conseguir una profesora para que diera en su gimnasio que en ese entonces contaba con clases de Funcional y Spinning.

“Cuando llegó la pandemia ahí al tener más tiempo libre me di cuenta que mi fuerte había dejado de ser la parte de gimnasio y había pasado a ser el pole-comentó Erica- Ahí decidí vender las bicicletas de Spinning  y dedicarme exclusivamente al pole”. 

Así fue que luego de pasar por varios espacios de El Talar, ahora finalmente  se encuentra sobre Avenida Tissera al 4300. Vecinos de Córdoba, La Calera, Unquillo, Río Ceballos y la zona asisten regularmente a Intenso; donde además de clases, también se dictan profesorados de pole dance. 

En el gimnasio se da pole sport, exotico, lira, acrobacia de piso, flexibilidad, y funcional. Erica explicó que la diferencia entre pole sport y pole exotico es que mientras uno se practica descalza, y se hacen figuras acrobáticas en el caño y en el piso; el exotico busca mostrar una cara más sensual de las coreografías. Aun así Erica resaltó que tanto mujeres y hombres de cualquier edad pueden practicarlo. “Todo el mundo puede hacer pole”, expresó Erica como lema de Intenso. 

Un baile que motiva

“Nosotros acá lo que buscamos es que amen su cuerpo por lo que hace y no por como es, que aprendan a aceptarlo”, expresó Erica. Según ella, sus alumnas consideran esta disciplina como una terapia. “Te provoca un cambio de afuera y de adentro”, agregó. 

Erica resalta que además del cambio que genera en el cuerpo poder realizar las acrobacias, es también la confianza que ganan las alumnas. “Eso te levanta la autoestima”, manifestó. “Acá respetamos el cuerpo real, lo importante es cambiar la parte interna de cada una”; aclaró Erica.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *