Maltrato animal en Mendiolaza

Aun no hay respuestas sobre la muerte de Negro

Maltrato animal en Mendiolaza. Foto: Autoridades constatando el hecho. 

Proteccionistas y vecinos apelan a la comunidad para contactarse en caso de tener algún dato o pista sobre lo sucedido a Negro, un perro de Valle del Sol que fue encontrado muerto cerca del arroyo en Calles Benteveo y Calandria. El perro apareció el pasado jueves 10 por la mañana y según vecinos y proteccionistas que lo vieron, su cuerpo tenía signos de maltrato. La denuncia fue realizada en la fiscalía de Villa Allende y por el momento no hay novedades de la investigación.

Crueldad y horror en Valle del Sol

De acuerdo a Miguel Luquez, dueño de Negro, él lo vio por última vez el martes por la noche junto a Rubino, otro de sus perros. A la noche siguiente Negro seguía sin estar en su hogar. “Hace poco tuvieron que hacer un arreglo en casa y tuvieron que cortar una parte del tejido entonces eso le daba más salida a los perros”, explicó Luquez. Aun así, aclaro que si salían daban una vuelta y luego volvían a su casa.

El jueves cuando seguían sin volver, Luquez da aviso a Virginia Chort, vecina y proteccionista que lo ayudo a adoptar sus perros. Simultáneamente, Chort recibe un aviso por el grupo de whatsapp del barrio de que había un perro muerto cerca del arroyo. Ella le informa a Luquez quien de inmediato se acerca al lugar, ya que solo quedaba a 2 cuadras de su casa. Cuando él llega allí reconoce a Negro y se lo confirma a Virginia.

“Lo vi con una bolsa en la cabeza y tenía el cable en las patitas y ya estaba despidiendo olor- describió Luquez- Y lo deje ahí para ir a buscarlo con una carretilla y enterrarlo”. A los instantes Virginia tambien se acerca al lugar. “Yo llego y exploro y ahí me encuentro con el horror”: Negro además de tener atadas sus patas y la bolsa en la cabeza, de un lado de su cuerpo estaba abierto desde la panza hasta el lomo, y además tenía un corte limpio desde la ingle hasta el cuello, y le faltaban sus vísceras. Luego de ese descubrimiento, Virginia se contacta con otras proteccionistas.

Un vecino había leído en el grupo sobre el cuerpo del perro, y para que no siga en el arroyo decidió enterrarlo de inmediato. “Él comentó que lo había hecho de buena voluntad”, explicó Chort. Luego cuando las proteccionistas llamaron a la Policía y Seguridad Ciudadana, tuvieron que desenterrarlo y limpiarlo para poder sacar fotos que sirvieran de prueba para la denuncia.

“Acabo de preguntar en qué estado está la investigación y me dicen que están investigando pero que hay secreto de sumario”, informó Virginia. Aunque en la comunidad hay muchas hipótesis acerca de lo sucedido, aun no hay datos concretos que den con la persona responsable de la muerte de Negro. Como en el espacio donde se lo encontró no había rastros de sangre, es muy probable que haya muerto en otro lugar y haya sido dejado allí luego. Además, Luquez detalló que sus patas traseras estaban hinchadas y atadas fuertemente, lo que indicaría que fue colgado de esas extremidades.

Preocupación y alarma en la comunidad

Chort comentó que se están organizando para hacer una marcha y visibilizar no solo el caso de Negro, sino también otras problemáticas referidas a las mascotas. “Es impresionante la cantidad de animales perdidos, de animales abandonados que hay en la zona”, expresó.

Por otro lado, otra de las proteccionistas involucradas en este caso expresó: “Lo del Negro fue un asesinato horroroso, y no hay ningún testigo”. Además, comentó que hace años se dedica a la protección de animales y nunca había visto “algo tan macabro”. Mientras tanto, Luquez también expresó su conmoción ante lo sucedido: “Me pareció re cruel lo que le hicieron”.

Aunque la denuncia fue realizada en la fiscalía, Seguridad Ciudadana también constato los hechos en un acta. Aun así, las proteccionistas de la zona piden a la comunidad para dar aviso o aportar un dato concreto. “No vamos a decir nada, se va a resguardar cualquier identidad, no vamos a pedir nombres, solo datos- expresó una de ellas-Datos de que paso en ese día y medio en que el perro estuvo perdido”.  

“Apelamos a la sensibilidad de todos los vecinos, alguien tuvo que haber escuchado algo- manifestó Chort- Esto que le paso a Negro, le puede pasar a cualquiera”. Ante cualquier dato, los vecinos se pueden comunicar al 351-3280387 o al 351-5103105.

Un desenlace triste

Virginia relató que en un principio ella había adoptado en provisorio a Negro junto a Rubino, ya que los habían abandonado juntos cerca de su hogar. Esto fue en diciembre del 2020, y como ya tiene varios perros en su casa, les armo cuchas en la vereda para que estuvieran resguardados.

Negro antes de llegar a su último hogar había pasado por 2 familias pero no se había logrado adaptar, comentó Chort. En agosto del año pasado Luquez se muda a Valle del Sol y se mostró predispuesto a adoptar a Negro y Rubino; así que luego de entrevistas los 2 perros pasaron a forma parte de su hogar. “Estaban muy contentos los perros, salían de excursión- detalló Virginia-Realmente exitosa la adopción”.  Por su parte, Luquez expresó que los perros estaban bien en su hogar, disfrutaban el patio y estar con las personas en la casa, especialmente Negro que era el más cariñoso.  

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *