Estudiantes organizados en Mendiolaza

Nuevos retos para el Centro de Estudiantes del IPEM

Estudiantes organizados en Mendiolaza grupo

Estudiantes organizados en Mendiolaza

Los estudiantes del IPEM 317 después de un año entero sin organización estudiantil por la pandemia, rearman el centro de estudiantes. Hoy los estudiantes se enfrentan a nuevos retos y problemáticas: la situación edilicia del colegio, la deserción estudiantil y la falta de iniciativa dentro de los alumnos.

Ignacion Ocon, actual presidente del centro de estudiantes, recuerda que la organización estudiantil  fue rearmado por primera vez en el año 2019 y funcionó hasta el 2020, cuando cerró el colegio por la pandemia. En ese tiempo no se dieron las condiciones para las elecciones y el funcionamiento del centro, por lo que el colegio estuvo sin centro de estudiantes hasta este año

En 2022, retomando la estructura hecha en 2019, los alumnos del colegio con la dirección y los docentes, organizaron nuevas elecciones de centro de estudiantes.

Dos listas diferentes se presentaron a esas elecciones,  y se impuso la lista negra y lila. También se votaron dos delegados por curso.

El nuevo centro armó en el día del estudiantes diferentes actividades dirigidas a los alumnos, como un torneo de ajedrez, juegos, coreos entre los cursos y concursos artísticos. A futuro se plantea organizar un cine debate dentro del colegio y actividades en la época del mundial. Queda pendiente un proyecto de consultoría de derechos sexuales y reproductivos donde los alumnos cuenten con profesionales capacitados.

 

Nuevas realidades del colegio

Estudiantes organizados en Mendiolaza afiche

Los alumnos al volver al colegio se encontraron con una situación edilicia más deteriorada  de lo que estaba.

Según Ignacio hay una sobrecarga de alumnos en el turno tarde, las aulas ya no dan abasto para la cantidad de cursos por años. Esto llevó a que se usen espacios del colegio que no estaban destinados para dar clases: el laboratorio se comenzó a usar como aula común y el comedor se divide en dos y se dan clases a dos cursos diferentes en el mismo lugar.

También los baños del colegio están cada vez más deteriorados quedando cada vez menos inodoros y urinarios en funcionamiento, para un estudiantado que sigue creciendo.

Estudiantes organizados en Mendiolaza

La realidad puertas afuera

Estudiantes organizados en Mendiolaza archivo

 

Existe un serio problema de deserción en los alumnos de este secundario, haciéndose más notorio a partir de tercer y cuarto año. “Supongo que ahí se entra en una edad donde hay una necesidad de salir a trabajar o ya se pueden valer sin ir al colegio”, considera Ignacio. Si bien existen tutorías y un acompañamiento por parte de la institución, esta es una realidad social que se le escapa a la misma. Ignacio menciona que la pandemia acrecentó fuertemente esta problemática por la falta de conectividad y  de herramientas que tienen algunos compañeros, esto les dificulto asistir a clases y estar al día con los requisitos del cole en momentos de virtualidad.

Otros de los problemas, detectados desde el centro de estudiantes, es la falta de conectividad en muchos barrios, que hace casi inaccesible la postulación a becas como el progresar a chicos de estos barrios. También se plantea que los colectivos de Mendiolaza tienen muy baja frecuencia, lo que dificulta la llegada al colegio de los alumnos.

Estudiantes organizados en Mendiolaza

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *